Hoy en día ya no es necesario decir “marketing digital”, cualquier tipo de marketing pareciera haber cruzado la línea del mundo físico al mundo online para nunca regresar. La publicidad ahora es sinónimo de banners, videos pre roll o anuncios de Facebook.

 

Para las generaciones más jóvenes ya no existen los comerciales en horario Premium de televisión, mucho menos las contraportadas o los clasificados en periódicos.

 

Hay quiénes juran que los medios offline están muertos y no hay manera de revivirlos. Otros los defienden pues aún ven en ellos potencial para alcanzar a su público objetivo ¿Quién tiene razón? ¿Dónde vale la pena hacer presencia? Esta es la eterna batalla por la inversión de marketing.

 

Round 1: Popularidad vs planificación

“Subirse al tren digital” es una estrategia que muchas marcas han perseguido por no quedarse atrás. Sin embargo, la popularidad no necesariamente se traduce en eficiencia. Las campañas online viven en la delgada línea entre lo experimental y lo que realmente genera resultados.

 

Pagar anuncios en Google por el solo hecho de hacerlo y no con una estrategia detrás podría resultar más costoso de lo que crees. De acuerdo con un estudio realizado por Proxima Group, el 60% del gasto en marketing digital se desperdicia. Alrededor de 37 mil millones de dólares se van a la basura debido al bajo performance de las campañas.

Punto para marketing tradicional.

Si lo comparas con el marketing online, offline es un poco más costoso en cuanto a inversión así que por lo general detrás de su ejecución viene una planificación más pensada. Además, lleva bastante tiempo en el radar de las marcas y su periodo de prueba ya está más que superado; se sabe qué funciona y qué no para cada determinado sector.

 

Round 2: Control vs resultados

Cuando pagas por un escaparate en una de las avenidas más transitadas de una ciudad, ¿cuáles son las probabilidades de que te vea la persona 100% interesada en comprarte? Si contactas en frío a una base de datos ¿cuántas personas no colgarán la llamada antes de conocer tu oferta? El marketing tradicional es ciertamente impredecible en este aspecto.

 

Una campaña de marketing digital permite tener un control de la inversión y conocer realmente qué resultados se generaron. Puedes saber en qué anuncio hicieron clic, desde qué medio se originó, en qué horario, qué acciones realizaron al ingresar a tu sitio y si éstas se tradujeron en ventas.

Punto para marketing digital.

Esta transparencia del tracking online es lo que le da un potencial increíble para generar más y mejores resultados y así optimizar la inversión en marketing. Del lado del consumidor también tiene muchos beneficios, les brinda algo que difícilmente se logra con un solo anuncio dirigido a miles de personas: una experiencia interactiva y personalizada.

 

Round 3: Alcance vs Saturación

Actualmente estamos sufriendo en línea lo que hace tiempo sucedió con el material POP o los anuncios de TV, saturación. Las personas están siendo atacadas todo el tiempo por tanta publicidad digital que se han cansado y están tomando acciones drásticas que perjudican a los anunciantes; el más claro ejemplo de esto son los ad-blockers. Sin embargo, un medio tradicional como una revista no podría jamás llegar a comparar su alcance con el de un blog, o un material POP con una búsqueda con intención de compra en Google.

 

Es momento de desmitificar la eterna batalla: No hay ganador. Es cierto que el marketing digital está desplazando ya a offline como el principal gasto en el presupuesto de los CMOs, pero no podemos decir que desaparezca por completo. La realidad es que una estrategia híbrida es lo más recomendable.

 

Planear y ejecutar una estrategia que se complemente con acciones offline y online es lo que mejor funciona. Gracias a la tecnología hay manera de darle seguimiento a todo si se piensa con detenimiento. Desde números 800, cupones promocionales con códigos QR, urls destinadas a dar seguimiento a un impreso… las opciones son muchas, solo es cuestión de pensarlo mejor y buscar la manera de que ambos mudos se unan en tu beneficio.