Como lo comentábamos en nuestra entrada pasada, el email marketing es un excelente canal de comunicación cuando se usa estratégicamente como parte de una campaña de marketing digital.

 

Pareciera un proceso simple: escribir un par de copys, realizar envíos, revisar las tasas de apertura y fin. Sin embargo, el email marketing se ha enfrentado a cambios significativos en los hábitos de los usuarios (como el aumento en el uso de los dispositivos móviles) que han forzado a realizar varias adecuaciones para no terminar en la papelera de los usuarios instantáneamente.

 

De acuerdo a HubSpot, uno de los tipos de emails que convierten más es aquel que resalta en sus mensajes el potencial de un producto o servicio. Estos mails consiguen el 64% de aperturas, y la clave para convertir es proporcionar información adicional y mucho más sutil a la oferta. Te aseguramos que terminarán contratando o comprando.

 

Por otro lado, el marketing digital cada vez se aleja más de la simple venta y se acerca más a contar historias que conecten con la gente. De acuerdo al estudio “El Estado del Consumidor Conectado” realizado por Salesforce en 2016, los usuarios están más dispuestos que nunca a compartir su información con las empresas a cambio de experiencias personalizadas de marketing. Por lo tanto, podemos concluir que el email no es ajeno a esta tendencia y un gran cambio está por venir si queremos generar leads y convertirlos a ventas.

 

La fórmula de smart content para performance

 

El Smart content, es todo tipo de contenido que es presentado al usuario correcto, en función de sus intereses en el momento adecuado.

 

Al crear contenido “inteligente” adecuado a las experiencias e interacciones que se tienen con una marca, se puede incrementar el engagement, aumentar el llenado de formularios y ratio de conversión.

 

Pero entonces, ¿Qué contenido de un email es susceptible a ser smart? En realidad, todas sus partes, desde el subject hasta las firmas del correo.  Para comenzar a crear Smart content debes tener en cuenta tres puntos principales que hemos llamado la fórmula CAD:

 

  1. Contar con datos que ya sea provengan de cookies o se hayan recabado a través de un formulario propio te permitan conocer al usuario para ofrecerle contenidos a su medida en el momento del buyer’s journey en el que se encuentren.

 

  1. Agrupar y segmentar de acuerdo a los datos obtenidos y comenzar a optimizar los contenidos. Está información agrupada será la base sobre la que se construya toda la estrategia de Smart content.
  2. Determinar cuál es el mejor modo de impactar a los lectores: qué formulario integrarás; cuál CTA funcionará mejor; que campos personalizados ajustarás; o qué copys incluirás.

 

Además de la fórmula CAD, siempre debes tomar en cuenta que el contenido debe ser de utilidad para la etapa en la que se encuentre el usuario. ¿Nunca ha escuchado de ti?, manda tus promociones o información exclusiva y una llamada a la acción para que visite tu micrositio; ¿Es la quinta vez que visita una landing? Deja que un call to action atractivo sea la estrella del correo y lo invite a convertir.

 

Métrica a revisar: Click Through Rate (CTR)

 

No te pierdas la última entrada de nuestro especial de email marketing. Ahí analizaremos a fondo cómo los recursos visuales te ayudarán a optimizar tus correos.